Diseñado para las exigentes aplicaciones en plástico de hoy y de mañana

El tornillo REMFORM® II™ es una fijación autorroscante de vástago cilíndrico con una rosca exclusiva que ofrece un rendimiento superior para fijaciones en la amplia gama de plásticos disponible hoy en día. La rosca asimétrica minimiza la tensión radial, para reducir el agrietamiento de manguitos. El estrecho ángulo de la punta también reduce la tensión en la tuerca interna del plástico.

La rosca exclusiva de flanco radial Radius Flank™

Rosca REMFORM IILos tornillos REMFORM® II™ emplean la exclusiva rosca asimétrica de flanco radial Radius Flank™, que se muestra en la ilustración de la derecha. El flanco de guía es el que más influye en la formación de la rosca de acoplamiento. El estrecho ángulo que intersecciona la forma radial en el flanco de guía favorece una mejor fluencia y un desplazamiento más eficiente del material. El flanco bajo presión, el opuesto a la cabeza de la fijación, está técnicamente diseñado para resistir al arranque, ya sea por cargas a tracción o generado por el par de apriete. El flanco de carga tiene un radio pequeño diseñado para aumentar la resistencia al arranque y para desarrollar tensión de manera eficiente. También ofrece un excelente contacto con el material, lo que da como resultado una elevada resistencia al pasado de roscas internas. En aplicaciones cuyo modo de fallo sea la fractura de la fijación, la elevada resistencia a la torsión de las fijaciones REMFORM® II™ garantizan un par de fallo elevado. Esta rosca única y el estrecho ángulo de su punta desplazan fácilmente el material y por tanto requieren una energía mínima para formar una rosca interna. La punta también utiliza su radio para crear con más facilidad la rosca interna sin incrementar la tensión radial en el plástico.



La rosca exclusiva del tornillo REMFORM® II™

El flanco de carga del filete asimétrico de los tornillos REMFORM® II™ ‘F’ está técnicamente diseñado para resistir al arranque, ya sea por cargas a tracción o generado por el par de apriete. Cuando se aprieta una fijación roscada, el flanco de carga debe resistir el empuje en dirección axial, hacia la cabeza. Casi toda la carga se reparte entre el flanco de carga del tornillo y el flanco de la tuerca roscada adyacente. El flanco de guía es el que más influye en la formación de la rosca de acoplamiento. El estrecho ángulo que intersecciona la forma radial en el flanco de guía favorece una mejor fluencia y un desplazamiento más eficiente del material.

La resistencia del tornillo REMFORM® II™

El tornillo REMFORM® II™ es muy robusto. Con una resistencia a la torsión superior a la de muchas fijaciones de rosca espaciada, el REMFORM® II™ es capaz de utilizar esta resistencia, junto con su capacidad superior para roscar, para permitir unas longitudes de acoplamiento profundas. Estas longitudes de acoplamiento profundas permiten al REMFORM® II™ superar el rendimiento de otros tornillos autorroscantes espaciados, puesto que por lo general se puede obtener mucha más fuerza de retención si se aumenta la longitud de acoplamiento en lugar del diámetro del tornillo: esto último ofrece unas mejoras de rendimiento relativamente pequeñas, a un coste más alto.

Por lo general, la profundidad de acoplamiento máxima a la que puede insertarse un tornillo es el punto en el que las roscas internas se forman con un nivel de resistencia tal que el tornillo falla por fractura antes que por pasado de rosca del orificio. Con tornillos más débiles no es posible usar estos acoplamientos profundos porque el par de roscado para esa profundidad se aproximará al par de rotura del tornillo. Incluso cuando los acoplamientos no sean tan profundos como para romper el tornillo, los tornillos REMFORM® II™ tienen un elevado par de pasado de rosca y un bajo par de roscado, con lo que ofrecen un amplio margen que permite elegir cómodamente el par de atornillado deseado.

Par de roscado

Su exclusiva forma de rosca y su afilados filetes ofrecen un bajo par de roscado, con gran eficiencia para mover y desplazar el material.

Elevado par de fallo

En aplicaciones en las que los tornillos fallan por rotura por torsión cuando se les somete a cargas de par extremas, la elevada resistencia a la torsión de las fijaciones REMFORM® II™ garantiza un par de fallo elevado. En aplicaciones en las que el fallo se deba al pasado de rosca de la fijación en las roscas internas, el flanco de carga ejercerá la mayor fuerza de resistencia en la dirección axial en lugar de la radial, para incrementar la resistencia al pasado de rosca.

Fácil ensamblaje

La amplitud de rango entre el par de roscado y el par de fallo facilita el ensamblaje, permitiendo un par de ensamblaje con un cómodo margen entre el par de ensamblaje y el de fallo. Este amplio rango garantiza que todos los tornillos quedarán completamente apretados al tiempo que elimina la posibilidad de ensamblajes pasados de rosca.

Reducción de la tensión radial

El flanco de guía radial cóncavo del tornillo REMFORM® II™ reduce tensión radial al minimizar las fuerzas radiales durante el roscado y al apretar la fijación. El flanco de carga radial convexo transfiere la mayoría de las fuerzas resultantes del tensionamiento de la fijación a lo largo del eje del tornillo, minimizando las fuerzas radiales que producen el agrietamiento de los manguitos.

Calidad

El tornillo REMFORM® II™ se ha desarrollado y diseñado con la calidad total como objetivo. Muchas fijaciones se desarrollan sin prestar demasiada atención al proceso de fabricación empleado para producir las fijaciones ni a los límites que dichos procesos imponen sobre el diseño de las fijaciones. Como resultado, los diseños no son eficientes. Por eso las fijaciones no mantienen la forma prevista a lo largo de todo el vástago, tienen formas de rosca mal rellenadas o se desvían erráticamente de las especificaciones de diseño previstas. A menudo estas deficiencias suponen un rendimiento imprevisible, obstaculizando cualquier intento de lograr uniones de calidad.


REMFORM® II™ Documents